Enfoque Cristiano

Enfoque Cristiano
RELIGIÓN

Nuevas formas de sectarismo y abuso psicológico

También existien dinámicas de sectarismo o de abuso dentro de ámbitos laborales o en relaciones grupales

temple-Peter Haden-cc-1440

Un grupo de profesores de la Universidad de Barcelona, la Universidad Autónoma de Madrid y la Universidad de Málaga, llevan años estudiando el fenómeno de los grupos excesivamente controladores o abusivos (sectas). Este grupo de investigación estudia sus prácticas y los efectos que producen en sus miembros. Para ello resulta imprescindible conocer a fondo las experiencias de las personas que han sido miembros de estos grupos. Para ello piden que si alguien ha sido víctima de abuso psicológico en contextos grupales, que en su mayoría llamamos popularmente “sectas”, aunque no necesariamente son grupos religiosos, puedan colaborar con este estudio que se realiza fácilmente on line.

Para colaborar con el estudio:http://questionpro.com/t/ABwJQZSrPu

Muchas organizaciones que estudian el fenómeno de las sectas y la manipulación psicológica en España y América Latina están uniendo fuerzas para que este estudio alcance resultados significativos y la única forma es ayudar con la difusión. Colaborando con esta iniciativa un miembro de la RIES, Miguel Pastorino, ha entrevistado para Aleteia alpsicólogo José Miguel Cuevas, de la Universidad de Málaga y miembro del grupo de investigación.

Los demás miembros del equipo son conocidos expertos en el tema: Omar Saldaña, Álvaro Rodríguez y Carmen Almendros.

¿A qué se refieren ustedes cuando estudian “grupos abusivos” o expresiones similares?

Durante muchos años ha habido una gran controversia en torno al concepto “secta”, así como también otras denominaciones, como “nuevo movimiento religioso”. Si bien el primero resulta impactante y popular, conlleva muchas dificultades para una definición operativa y consensuada con diferentes disciplinas (psicología, sociología, teología, etc.).

Además, también nos encontramos que existen grupos “abusivos” o manipulativos, con similares técnicas y características, que están presentes en contextos distintos de los denominados tradicionalmente como “sectas”. Por ejemplo, pueden existir dinámicas de sectarismo o de abuso dentro de ámbitos laborales, o también, por ejemplo, en relaciones grupales menos estructuradas que una secta, como en supuestas relaciones terapéuticas (pseudoterapias), etc.
Lo que tratamos sobre todo es evitar y aislar el componente religioso o doctrinal, así como evitar controversias innecesarias. Lo que a un psicólogo le interesa más es si un determinado grupo ha empleado, o no, técnicas dañinas, si daña la salud física o mental de las personas que lo integran. El que sea o no una secta, es un debate que nos interesaría menos para esta cuestión. En el fondo, muchos expertos usamos indistintamente “secta” y “grupo abusivo”, si bien no todas las sectas realmente son abusivas y también al revés, existen grupos abusivos que no son sectas.

¿Qué los ha llevado a conformar este grupo de investigación?

Por un lado, somos un grupo de compañeros interesados desde hace muchos años en este ámbito de estudio. Hemos coincidido en distintas jornadas y eventos presentando trabajos de investigación en torno a este mismo tema. Esto ha llevado a esta posibilidad de unir sinergias, de aunar esfuerzos en base a proyectos muy relacionados y enfocados en esta temática.

Por ejemplo, el grupo de Barcelona (Omar y Álvaro) están investigando recientemente para elaborar un completo modelo de daños que presentan estas víctimas; Carmen por su parte ha trabajado el campo del abuso psicológico elaborando nuevas herramientas de evaluación del abuso, así como validando en España herramientas americanas como la GPA (Escala de abuso psicológico grupal).

Por mi parte mis estudios se han centrado más en la técnica sistemática de estos grupos, en la denominada persuasión coercitiva, área en la que mis compañeros han desarrollado importantes publicaciones y trabajos. Por otro lado, al ser un mayor número de miembros mejoramos tanto respecto a la difusión y el número de la muestra (que ha ser alta para conseguir sacar adelante algunos instrumentos de evaluación), como en un más completo análisis y mejor revisión de los estudios.

¿Qué resultados esperan obtener de este estudio?

Creemos que en un problema tan grande como el de las sectas coercitivas (o grupos manipulativos), con tantas personas y familias afectadas, presenta una gran carencia de atención en todos los ámbitos. También poca atención en el ámbito académico, lo que implica que existen muy pocas herramientas fiables que sirvan para diagnosticar o para peritar los daños de las víctimas.

Nos gustaría que de estos estudios pudiéramos sacar adelante algunas herramientas nuevas de evaluación, así como constatar si sirven realmente para aquello que han sido diseñadas. Estas herramientas pueden tener distintas finalidades: pericialmente pueden servir para demostrar que en efecto estos grupos han generado consecuencias dañinas en la salud mental de las víctimas; clínicamente pueden servir para diagnosticar y comprender mejor la situación por la que se ha pasado.

A nivel preventivo esperamos que puedan servir también para identificar si un grupo se “está pasando de la raya”, pudiendo delimitar mejor cuáles son las influencias ilegítimas o inadecuadas, que está aplicando. Queremos que las víctimas de estos grupos puedan disponer de una mejor cobertura, que pueda reconocerse el daño que han sufrido y que éste pueda atribuirse a la acción delictiva desarrollada por algunos de estos grupos. El disponer de estas herramientas puede incrementar la probabilidad de que se pueda hacer justicia con las personas que han sufrido estos abusos.

Además, este enfoque del abuso facilita la comprensión del problema, dada la extrema similitud con los sufridos por mujeres en la violencia de pareja. Álvaro, Carmen y otros colegas han estudiado estas similitudes constatando la presencia de las mismas estrategias de abuso en organizaciones “sectarias” y en la violencia “sectaria”.

La violencia en pareja implica muchas veces el aislamiento de sus seres queridos (familia, amigos, compañeros, etc.), el control de todos los aspectos de la vida de la mujer (como su forma de vestir, su tiempo de ocio, limitándole la posibilidad de estudiar o trabajar, etc.), inducen en la víctima temores, miedos y culpa, limitan su razonamiento interrumpiéndoles o impidiéndoles comunicarse, etc.… todo esto ocurre, tal cual, en estos grupos manipulativos, aunque esta vez de la mano de un “gurú” o de otro tipo de líder abusivo.

¿Cuáles son los grupos que más daño están haciendo según su experiencia?

Desde mi experiencia existen daños independientemente del tipo de grupo, el contenido es indiferente. Lo que realmente importa es qué técnicas concretas emplea el grupo y en qué medida. Tenemos casos extremos en víctimas de sectas religiosas, pero también existen otros igual de dramáticos con grupos esotéricos o de nueva era; existen grupos de todo tipo: políticos, culturales, etc.

Últimamente se destacan los grupos sincréticos, que mezclan una amalgama de temas muy variados. Existen grupos que mezclan la figura de Jesucristo con seres de otro planeta; grupos que adoctrinan en una falsa espiritualidad a la vez que emplean contenidos pseudocientíficos. Los hay para todos los gustos y “de todos los colores”.

Quizá hay que destacar algunos daños más importantes cuando se introducen en el terreno sanitario, pues omiten a veces tratamientos o las personas enfermas no son auxiliadas; también cuando se practican reglas muy rígidas y rigurosas, como ocurre en las sectas más clásicas, donde el ayuno, la irrupción del sueño y técnicas de debilitamiento físico, pueden hacer muchos estragos en la salud.

También resulta muy peligroso cuando algunas sectas emplean drogas (muchas veces naturales) en el contexto de un ritual. Uno de los daños muy habituales, desgraciadamente, tiene que ver con los abusos sexuales, que se siguen produciendo muy frecuentemente, especialmente en los grupos sectarios más reducidos, bajo excusas como el perfeccionamiento, el aprendizaje, la curación, masajes tántricos, etc. Algo muy típico de cualquier “secta” que resulta sumamente destructivo es la ruptura que hacen con el mundo externo de la secta. Los familiares, amigos o cualquier persona externa al grupo son aislados, incrementando así la dependencia al grupo. Esto provoca muchas rupturas de pareja y de familias completas.

¿Qué opinión tiene de la Bioneuroemoción como terapia?

Que no puede llamarse “terapia” algo que no tiene una base fundamentada científicamente. Una alumna mía realizó su trabajo de fin de grado evaluando si determinadas pseudoterapias tenían o no apoyo empírico, así como sus riesgos y características. Una de las que analizó fue de hecho la “bioneuroemoción”. No encontró un solo estudio científico relevante que lo apoyara.

La única literatura disponible son la creada por los mismos que la han difundido, así como otros libros que no tienen nada que ver con psicología (ni nada que se parezca), como “un curso de milagros”. Esta pseudoterapia tiene su origen en la denominada “nueva medicina germánica”, creada por el controvertido médico Ryke Heerd Hamer, que fue detenido en Málaga y extraditado por las autoridades españolas. Por supuesto no me refiero a una verdadera “medicina”, sino a una peligrosa pseudociencia que invitaba a que la gente dejara sus tratamientos convencionales de enfermedades graves como el cáncer.

El código deontológico del psicólogo exige que se apliquen tratamientos de demostrada eficacia y que en caso experimental, hay que advertir y pedir consentimiento al paciente. Además, más allá de eso, hay que tener cuidado y evitar posibles intrusismos profesionales. Nadie que no sea psicólogo debería hacer “psicoterapia” y nadie que no sea médico debería practicar la “medicina”, aun cuando la llamen “alternativa”.

¿Cómo distinguir una simple terapia de un grupo abusivo?

En primer lugar hay que distinguir si realmente la “terapia” verdaderamente se trata de una psicoterapia, o si por el contrario se trata de una estrategia pseudocientífica que etiquetan como “terapia” para poder llegar a la gente. La mayor parte de las personas que acuden a un “terapeuta” que no es psicólogo/a, están convencidos de que realmente ven a un psicólogo/a.

El primer paso sería constar si realmente estamos ante alguien con formación académica psicológica, o si por el contrario sólo dispone de múltiples cursos “alternativos” que no tienen ninguna validez ni homologación como tratamiento sanitario. Este tipo de terapias desarrolladas por personas que no son profesionales entrañan un grave riesgo para la salud y un presunto delito de intrusismo. Aunque el falso profesional no pretenda dañar a la víctima no está capacitado para abordar problemáticas de salud mental.

Por otro lado, también nos podemos encontrar con psicólogos titulados y preparados que desgraciadamente, se pasan “al lado oscuro”, en tanto que se dejan seducir, como si se tratara de una moda, por estas peligrosas corrientes. Por ello, además de comprobar que realmente es psicólogo/a es bueno y necesario preguntar también respecto a qué tipo de terapia se va a llevar a cabo . Normalmente el psicólogo debe informar de lo que se va a hacer, del qué y el cómo. Si el psicólogo/a no informa se pregunta, esto es positivo y no deben sentir que es un signo de “desconfianza”. El psicólogo o terapeuta que está formado y que trabaja con honestidad responderá adecuadamente y le dará información extensa. Si se tienen dudas se puede consultar con nosotros o con muchas redes de información existentes: AIIAP, RIES, REDUNE, AIS, ICSA, etc.

Por último, más allá de que la terapia esté o no “validada” también es conveniente tener la opción de una segunda opinión cuando se duda y bajo ningún concepto permitir determinadas prácticas o estrategias con las que no se esté conforme.

El psicólogo/a no puede obligarte a hacer algo que no quieras hacer bajo la excusa de que es necesario para el buen funcionamiento de la terapia. Hay que tener claro que ningún profesional debe excederse en sus funciones y que debe llevar a cabo un trato correcto y libre de coerciones, abusos o imposiciones extremas. Y bajo ningún concepto el psicólogo/a debe dar recomendaciones sobre cómo dirigir tu vida en el sentido de tomar decisiones relevantes por ti (como elegir la pareja por ejemplo). La vida la dirige cada uno, el psicólogo aporta estrategias, técnicas u orientaciones, pero sin imponer ni coaccionar.

RELIGIÓN

El decisivo mensaje del Papa Francisco

El mensaje revelado sólo se comprende ante el dolor del herido y no desde una atalaya moral

pope francis 16 - en - es

© Mazur/catholicnews.org.uk

El pasado 4 de septiembre el Papa Francisco pronunció el que tal vez sea el mensaje más decisivo para la comprensión de su Pontificado desde su elección. Eligió la celebración del centenario de la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad Católica Argentina, señalando la importancia de que tal evento esté unido a los 50 años del Concilio Vaticano II.

En un principio puede parecer que no es de interés general un discurso preparado para teólogos, pero lo cierto es que de su lectura se desprende una enseñanza fundamental que concierne a todos los creyentes, y un espíritu de reflexión sobre lo que significa ser cristiano hoy que es de la máxima importancia. Por si fuera poco, con sus palabras Francisco mostró que las críticas y suspicacias que los sectores más conservadores han dirigido contra él están injustificadas.

Su intervención tuvo un tema central que retoma nociones a las que volvía con frecuencia su antecesor Benedicto XVI: el cristianismo no es un sistema de ideas abstracto, sino que tiene que ver con la realidad concreta en la que se vive, con un pueblo, con una comunidad cuyos problemas no son ajenos al Señor ni se ubican en un “plano” distinto.

Al no tener lo anterior presente sostenemos una estructura de normas morales y de criterios teológicos que fácilmente se transforman en ideología. La ideología es siempre un sistema de interpretación del mundo que lo reduce, lo caricaturiza y lo intenta convertir con violencia en lo que ya se había decidido previamente. Corremos el riesgo de caer en la pretensión de defender una verdad cuando lo que defendemos no es más que una interpretación personal, particular, solitaria y separada de los demás, cuando no marchita y medio muerta. Si queremos entender lo real debemos de estar atentos para revisar nuestras ideas siempre que sea preciso a la luz de lo que nos aparece en la experiencia. En esto consiste el amor a la verdad.

El católico está sometido a ciertas tensiones: Tradición de la Iglesia y lenguaje del mundo, la inculturación de la fe y su universalidad, la misericordia y el rechazo al pecado. ¿Cómo soportar estas tensiones? No creo que sea posible hacerlo únicamente con las fuerzas que tenemos, ni por la genialidad individual de cada uno. La cercanía de Cristo, en la oración, los sacramentos y la práctica del amor al hermano (las tres cosas) nos puede otorgar -por la gracia de Dios- una mirada que permita discernir cómo el río vivo de la Tradición riega las praderas de las circunstancias que atravesamos.

De esta manera, al ser conscientes de que el mensaje revelado sólo se comprende ante el dolor del herido, teniendo presente el pecado, y no desde una atalaya moral, no cederemos a la tentación ni de condenarlo todo ni de dejarnos arrastrar por cualquier novedad despreciando la sabiduría del Pueblo de Dios, como si fuésemos los únicos iluminados del planeta.

El Papa insistió –porque es necesario- en que no existe una fractura entre la doctrina y la pastoral, entre el discurso y la vida, porque el discurso es para la vida y la vida se capta en su integridad por el encuentro con el Señor (Cristo revela el hombre al propio hombre). Sólo en la gracia santificante podremos concebir una correspondencia creadora con los problemas de nuestra época, como dice el teólogo ortodoxo Olivier Clément, al que cita explícitamente Francisco.

Tema 001

CUANDO EL AMOR NO DESPIERTA

(O, Una “buena familia” puede ser tan solo un “grupo secundario”)(Historia – teoría – final – ESTUDIO).-

HISTORIA:

Paula.- 50 años.- Religiosa.- Remitida por sus hermanas, llega a mi en una crisis depresiva severa.- Pero, desde el primer momento, aparece muy claro el matiz superficial de sus episodios depresivos.- Y, como Paula es habilísima en entregarse a gestos expresivos, muy pronto la etiqueta de la DEPRESIÓN” es, simplemente, una palabra que no significa nada, a niveles profundos.-

Paula decide proseguir la terapia, a pesar de sentir que el episodio depresivo, determinante de la demanda de ayuda, estaba ya superado.- Y, en la búsqueda de nuevos elementos conflictivos en su vida, Paula recuerda muy pronto que había vivido otros episodios depresivos en varios momentos importantes de su existencia.-fín algunos de ellos, hasta ocurrieran fantasías de suicidio, sin que nunca llegaran éstas a cristalizar en daño real alguno, para Paula.-

Yo tomo en serio esta serie de episodios depresivos en la vida de Paula.- Y le pido que ahonde en una pregunta de búsqueda: “Tan fea es la vida de Paula que ella necesita huir?” – Paula es maestra en muchos modos de expresión.- El que más admiro yo es su capacidad de expresión escrita.- Desde el primer día yo le invité a escribir sus experiencias personales y, en particular, sus experiencias de desaliento vital, que ha sido etiquetado como depresión.- Y, corno es natural, su depresión ge esfuma ante el arte en la expresión escrita, de una verdadera escritora.- En nuestro trabajo de ocho meses, a penas necesitamos otra cosa que la “actuación” en la entrevista semanal, a e lo que Paula escribía cada día.-

Recojo algo de lo que me leía en las entrevistas, y que yo le invitaba a releer, continuamente, conscientes ambos, de la excelencia de este método de trabajo: =) “Llamar fea a mi vida, me parece una etiquetación superficial.- Si fura tan sólo fea, yo sabría cómo embellecerla.- La limpiaría – la pintaría – la adornaría – crearía un ambiente musical en ella… Yo, más bien, veo mi vida: como un DESTINO a la desilusión… que me deja desconcertada.- Nacida en un ambiente rural, y la más pequeña de nueve hermanos, (cinco hembras) yo rara vea veía a mi papá, siempre ausente en el trabajo y en un eterno viajar sin fin.- Apenas nacía la alegría de verlo, cuando ya se estaba despidiendo.- En su ausencia con­tinua, se hablaba mucho de él y con una gran admiración.- Yo también dejaba vivir mi admiración esperando su llegada… para saber que se había vuelto a marchar sin tiempo para nosotros.-a mi mamá yo la conocí ya vieja y cansada.- Solo tenía tiempo para su trabajo.-Yo recuerdo mi infancia como si fuera una flor solitaria, siempre sedienta y con un gran miedo a no sé qué.- Yo presentía que algo necesario para mi, no sé si llamarlo amor, en esa edad, nunca se iba a dar en mi vida.-

  • “Yo siempre he creído que mis crisis “depresivas” eran fruto de una gran desilusión en mi vida.- Lo que me empujo a entrar a la vida religiosa, a mis 18 años recién cumplidos, era un sueño arrebatador de vi vir una vida intensa de amor fraterno.- Cuando oí la palabra fraternidad como la esencia de la vida religiosa, en una convivencia a los 16 años, quedé tan fascinada, que el aguardar a los 18 para vivir este sueño, me resultó ya una espera angustiosa y triste.- La verdad era que yo no veía realmente el sueño amoroso de fraternidad que me habían descrito, en la vida real de las hermanas, cuando compartía de cerca mi vi da con ellas.- Pero yo misma me salía al paso diciéndose: que la fraternidad debía ser algo tan sutil y profundo, que sólo desde dentro podía sentirse.- Y esto me acuciaba a llegar pronto a los 18 años, para poder, por fin, entrar en ese cielo que tanto soñé desde mi niñez. Cuando le presenté por primera vez mi crisis de desilusión a mi maestra en el noviciado, ella fue muy honesta al reflejarme: que el ideal de fraternidad era una cosa y nuestra capacidad de vivirlo era otra cosa muy diferente.- Aún así yo seguía cultivando mi ilusión de que la profesión, o la vida en una pequeña comunidad, o el trabajo de servicio abnegado, 9 algún momento especial de oración… me llevarían, para siempre, a vivir en fraternidad.- Por este tiempo viví una experiencia de crecimiento personal que me hizo poner los pies en la tierra y me curó de todo lo enfermizo que había en mi ilusión de amorosa fraternidad: “La fraternidad no es una cosa ajena, a tí, en la que tu entras y sales. – La fraternidad la haces tu, como haces la vida al respirar, al sentir tu cuerpo… la fraternidad eres tu, cuando logras vivir amando, ocurra lo que ocurra, de tu piel hacia afuera.-
  • “Durante muchos años este descubrimiento, no solo me ilumino, sirio que me hizo responsable ente mis desilusiones: “¿Que te impide amar plenamente en este momento”? – me decía a mi misma, cuando el ambiente comunitario se enrarecía, por el cansancio, la rutina, la incoherencia, la incomprensión ajena ante nuestro trabajo… hasta que apareció mi primera crisis depresiva seria… hace unos diez años. -Yo nunca había visto la maldad del desamor entre mis hermanas religiosas.- Y, lo más chocante para mí, no se trataba de una maldad buscada para dañar.- Lo que más me desconcertó fue el ver que estaba ocurriendo una especie de catástrofe inconsciente, que arrastraba a la comunidad entera a vivir una anti-fraternidad y nadie se daba cuenta de la tragedia que allí ocurría.- Tal vez, sólo para mí, era una tragedia. – Para otras era, simplemente, un percance monjil común y corriente.- Todavía yo seguía siendo la soñadora de una fraternidad perfecta y por éso me afectaba tanto.- Pero, ¿qué ocurrió realmente?: Me hice consciente de una red de intrigas, envidias, zancadillas, chismes… y hasta calumnias… ridiculas, por cierto, si no hubieran ocurrido en aquel habitat privilegiado, destinado a propiciar el perfecto amor fraterno. Fue cuándo grité hacia adentro: “¡¡No puede ser!!” Y comenzó mi desgana de seguir viviendo, para tener que ver aquellas cosas.-Un poco con la medicación, y otro poco con la resignación de esperar la fraternidad perfecta para la Jerusalén celestial… me sacaron de allí.- Pero las desilusiones y las crisis que llaman depresivas, han seguido, más o menos, corno la que tu has visto.-

Paula sabe, a nivel cerebral, que sus hermanas religiosas son seres humanos y que, por lo tanto, son santas y pecadoras.- Y sabe, así mismo, que su comunidad va a recibir la contaminación del pecado de la tierra, por muy exquisita que sea la selección y cuidadoso el cultivo de la fraternidad entre ellas.- Pero necesita tanto ver realizado su sueño,aquel que le llevo a lanzarse sin esperar más, a los 18 años, hacia el señuelo seductor de la fraternidad amorosa perfecta… que cuando lo ve alejarse, la desilusión y la depresión se hacen inevitables.-

Después de 30 años, lo que ha quedado en Paula de aquel sueno paradisíaco de fraternidad, es una resignación, a veces sosegada y a veces llena de tristeza.- Pero, en definitiva, resignación.- Y ella no se siente en paz con su resignación.- Durante semanas trabaja en la terapia su resignada tristeza, ante lo que fue un maravilloso sueño.-

Una visión objetiva de la reali­dad histórica de nuestro mundo le da a Paula un poco de claridad: ¿”Conoces algún grupo humano en el que se dé el sueño amoroso que llevas tu por dentro”?

La pareja más amorosa de la tierra – la familia más unida… ¿Han logrado, alguna vez, vivir lo que un día tu soñaste en el fervor explosivo de tu adolescencia?” –

Cuando Paula se plantea interrogantes así, acaba sonriendo, con el rostro relajado y bello, con su cuerpo sosegado, y una serie de vocablos comprensivos y coherentes, expresan una paz muy profunda:

“Paula, soñar es maravilloso.- Lo que te hace infeliz es confundir el sueño con la realidad.- Sueña, Paula, sueña sin barreras… pero no olvides que los sueños sueños son”.-

Yo, también, la confronto con interrogantes de aterrizaje cuando la veo atrapada en su gratuita desilusión: v.gr.

“¿Has sentido que tu necesidad de fraternidad amorosa, tan honda y tan pura como la has soñado, no es la necesidad de casi ninguna de tus compañeras religiosas?”

“¿Es tu grupo religioso capaz de dar más de lo que le has visto dar en los últimos 30 años – en esa conducta de fraternidad amorosa que tu has fantaseado?”

“¿Nunca has pensado que, probablemente, tus hermanas religiosas sienten miedo a la fraternidad amorosa que tu tanto necesites… y que prefieren una relación más ligera y superficial… hecha de rituales que comunican, sin comunicar demasiado”?

Y, de cuando en vez,Paula, ante estas confrontaciones, acaba agrediéndose con la culpa: “¿Será que mi sueño de fraternidad amorosa perfecta, no pasa de ser una obsesión proyectada de mi hambre nunca satisfecha?-¿No será que nunca he dejado de ser una bebita hambrienta del amor de su papá y de su mamá, que nunca tenían tiempo para ella? Y, por momentos, Paula acaba sintiéndose egoísta y manipuladora, como una niña malcriada, que desprecia lo mucho bueno que le dan, solo porque no logra el capricho que se le antoja.-

Un día, en que la tristeza y la desilusión eran muy notorias, por haber llegado Paula a la convicción de que la mayoría de sus hermanas: Ni entendían, ni eran capaces de compartir con ella la maravillosa fraternidad de sus sueños… le propuse, para su trabajo personal, un interrogante así: “¿No hay en toda la tierra, ni un solo ser humano (hombre o mujer) capaz de comprender y compartir contigo, tu sueño de fraternidad amorosa”? – Y Paula vive entonces, un AJÁ salvador: “¿Porqué tiene que ser TODO el grupo – Porqué no puede ser tan solo ALGUIEN de mi grupo religioso – o de FUERA de el? – Es posible que esto despierte envidias y celos, en las que ni “lavan, ni prestan la batea” – corno dice el refrán.- Y un portillo de esperanza se le ha abierto a Paula.-

Paula considero que la terapia le había dado lo que podía darle.-La luz que acababa ¿e hallar: “Siempre habrá alguien con quien pueda vivir mi sueño, porque TAMBIÉN es su sueño.- Solo quien tenga un sueño como el mío, podrá acompañarme en élm… le dio la paz y la curó de su eterna desilusión depresiva.-

 

Me la encuentro de cuando en cuando.- Cierto halo de tristeza está ahí.- Pero también la veo sonreír y me repite mucho: “Lo mejor es enemigo de lo bueno”.-

TEORÍA: (4 asertos)

1º) GRUPO PRIMARIO Y GRUPO SECUNDARIO:

  • Una descripción VALIDA de la inter-acción personal:
    • El encuentro de la sociología y la psicología – en algunos humanistas (v.gr. Sullivan – El Fromm – Satir – K. Horney…): ha dado lugar a la descripción de los “grupos primarios” y los “grupos secundarios”:
      • Un GRUPO (PRIMARIO: es el vinculado por el AFECTO – Tu y yo nos encontramos porque nos amamos – simplemente porque somos amigos -el vínculo que une a estas dos personas, es el amor entre ellas • puede haber muchas cosas comunes entre tu y yo, pero lo que nos una, de verdad, es el amor recíproco.-
      • Un GRUPO SECUNDARIO: es el vinculado por el INTERÉS – no importa cuál sea este interés (v.gr. laboral – deportivo – cultural – patriótico – religioso – ecologista – de servicio…) y podemos funcionar, perfectamente como grupo, sin que medie el afecto entre tu y yo.-

También podría surgir, ocasionalmente, el afecto entre tu y yo, pero la vinculación la hace el interés. –

  • La descripción: PRIMARIO – SECUNDARIO: no implica ninguna valoración:
    • Simplemente se trata de algo descriptivo: lo que nos une.- realmente, es el afecto: (grupo primario) – o el interés (grupo secundario).-
    • Tampoco está implicada aquí la calidad de la vinculación… en el sentido de que estamos ante una relación MEJOR o PEOR, que la otra.-
    • La vinculación AFECTUOSA del grupo primario es maravillosa para lo que es – Y, a veces, hasta le estorba al grupo secundario, la intromisión de lo afectivo.-
    • Hay empresas, v.gr. que no aceptan vínculos afectivos entre sus trabajadores: supuestamente, los vínculos amorosos impiden la plena vivencia del rol laboral.-
  • Una dinámica (relación intra-grupal) infinita en matices de posibilidades:.. Primario-secundario: son CATEGORÍAS descriptivas de la vinculación real entre personas.-
  • No son modalidades excluyentes – y, por supuesto, no existen grupos puros: (Este grupo es primario 100 % – este grupo es secundario 100 %).-
  • El grupo primario más puro (v.gr. pareja – familia – amigos…): va a despertar infinitos INTERESES entre las personas que lo integran – intereses que, a su vez, pueden producir nuevos lazos arnorosos – con el despertar de intereses nuevos… y así indefinidamente.-
  • Y un grupo típicamente secundario, v.gr. un grupo que es, en su finalidad neta, un mero EQUIPO de trabajo… en virtud de la misma inercia de la convivencia cuotidiana… puede despertar vínculos efectivos, si no en todos, al menos en algunos de sus integrantes… Y las interacciones INTERESABAS de trabajo pueden dar lugar a caminos nuevos de expresión en los vínculos afectuosos… etc…
  • Una “buena familia”: puede acabar siendo tan sólo un amasijo de: (tradiciones – costumbres – rituales – leyes no escritas…) que fueron naciendo como reforzantes del amor… pero que, muchas veces, acabaron asfixiándolo… y viéndolo como una amenaza del secular montaje en que ha venido a parar la llamada “buena familia”… Un grupo religioso puede llegar a ser un ECO de lo que llamemos: una “buena familia”… (con sus leyes – normas – rituales costumbres… poderosísimas – intocables – seculares – veneradas…)
  • Con el agravante de la proclama del amor teórico y el miedo al amor práctico – y a ciertos modos de expresión amorosa, especialmente temidos… con lo que el amor real LANGUIDECE o se convierte en una verdadera momia… pues “el amor que no se expresa se muere”. –

2° )      LOS INTERESES QUE HACEN AL GRUPO SEGUNDARIO: PUEDEN SER

 MUY NOBLES:

 

  • Interes NO ES SINÓNIMO DE: (v.gr. egoísmo – comodidad – valoración materialista de la vida – aburguesamiento…)
  • El significado profundo de INTERÉS (Ínter- esse: existir plenamente en medio de mi mundo) – que acuño tan fuertemente la filosofía existencialista – ha sido recogido y reforzado por los psicólogos humanistas (v.gr. E. Fromm).-
  • Y, cuando nos describan a un grupo secundario mediante la VINCULACIÓN del interés… nos están reflejando que estos humanos han CREADO un NOSOTROS sólido y valioso… al compartir su existencia – que vibra al unísono por algo INTERESANTE para todos ellos – algo en lo que todos están comulgando gozosamente – y que a cada uno les, proporciona una riqueza nueva.-
  • El INTERÉS por ver saludable e integrado a este humano conflictuado… lleva a su terapeuta a trabajar cientos de horas durante muchos meses El INTERÉS por ver reconstruido su pueblo… lleva a sus habitantes a donar males de horas de trabajo gratuito – El INTERÉS por la salvación d e su patria… lleva a cientos de voluntarios a pasar cien penalidades y a dar, incluso, su vida por la causa…. etc.
  • Grupo secundario no significa un equipo de SEGUNDA categoría – aunque el vocablo desgastado (secundario) tenga ese eco en alguna m –
  • Por supuesto que también se dan grupos secundarios en los que los vínculos afectivas: ni existen, ni se desean, y hasta se temen… Y pueden trabajar juntos por años, sin conocer siquiera el nombre del compañero de trabajo – como viajeros de un tren, encerrados en un mismo compartimento, leyendo cada uno su periódico – y fumando cada uno su cigarrillo – subiendo y bajando, sin saludarse siquiera…
  • SOLO el interés me mantiene junto a ti:
  • Cuando dos personas singulares se encuentran para formar un grupo: ++ Nace una nueva REALIDAD, con algunas características, propias, que han sido muy estudiadas, v.gr.
  • La persona de cada uno conserva toda su singularidad primordial
  • La inter-acción que genera el encuentro cobra una importancia notoria y válida en si misma: nace el NOSOTROS.-
  • La reunión de capacidades hace posible un trabajo mucho más eficaz.-
  • Estas tres características de la nueva realidad grupal: Plan establecido una pirámide de necesidades ( Maslow) – natural y propia del grupo humano:
    • Lo primero en el grupo es la persona de cada uno, a cuyo bienestar el grupo está destinado.-
    • Luego viene el grupo mismo (nosotros) corno valor en si mismo.-
    • Y finalmente, la tarea que el grupo puede hacer, como grupo.-
  • Pero esta dinámica interna (interacción grupal) natural y espontánea: puede alterarse – y, de hecho, se altera, cuando un INTERÉS concreto toma la primacía en un grupo – y acaba siendo el interés la razón de ser total de este grupo concreto.-
  • Si un grupo se REÚNE, tan sólo, v.gr. para ganar una competencia -para elaborar un estudio estadístico – para desarrollar la apicultura en una zona propicia – para erradicar el paludismo en una región para resucitar el folklore olvidado de un país… es obvio que ni el grupo mismo, ni las personas que lo forman, son allí lo primordial… y hasta pueden ser un obstáculo para lograr los objetivos planteados.-
  • Pero, ¿podrán soportar ciertos grupos humanos (v.gr. la pareja -la familia – un grupo de amigos – un grupo religioso…) esta alteración en la pirámide de sus necesidades – sin que se ponga en peligro la misma supervivencia del grupo?.-
  • Una pareja – una familia – un grupo de amigos – un grupo religioso… ¿podrán sobrevivir cuando todo el tiempo – toda 1? energía – toda la dedicación… se la lleva la TAREA – la MISIÓN… sin que quede gran cosa: ni para las personan – ni para el grupo mismo (fraternidad)?.-
  • Todos conocemos el triste caso de familias rotas – amigos dispersos – parejas desintegradas – grupos religiosos infelices… simplemente porque sus miembros se entregaron con TODAS sus fuerzas a realizar TRABAJOS maravillosos… sin tiempo, ni ganas, ni capacidad… para otras cosas,como algo tan simple llamado

3º ) NO ES LO MISMO: “ACTUAR” QUE VIVIR:

  • Somos una “BUENA FAMILIA”:
  • ACEPTAR: que entre nosotros (pareja – familia – “amigos” – grupo religioso…) el vinculo primario del amor se extinguió, sin saber cómo – Que tal vez, nunca fue amor lo que así parecía y todo el mundo admiraba como tal – Que solo quedan de lo que fue (costumbres – hábitos de convivencia cortés – cierto respeto a las opciones conocidas y aceptadas – disciplina y deferencia para no interferir en la vida del otro – fidelidad a convenios socioculturales muy venerados…) ACEPTAR todo (Esto: puede ser un destello de sabiduría -y, sin duda lo será, si una gran paz y libertad llena esta aceptación.
  • CONFORMARNOS: con ser una “buena familia” – como todo el mundo -con los rituales de comunicación estereotipados que todo el mundo tiene: (v.gr. celebramos los cumpleaños – nos visitamos por navidad -nos llamamos por teléfono de cuando en cuando – asistimos a los funerales – hasta rezamos juntos de cuando en vez…) CONFORMARNOS con todo esto, ya no es tan sano.-
  • Vivir sin ACEPTAR nunca: un cuestionamiento (de dentro o de fuera) que nos deje llegar preguntas fronterizas: (v.gr. ¿todo lo que somos y hacemos proviene del amor que hay entre nosotros? – ¿O se trata de adornos que nos gusta exhibir ante nosotros mismos y ante loe vecinos? – ¿O son, simplemente, costumbres que arrastramos, por no saber qué hacer con ellas?…) Vivir sin ACEPTAR jamás cuestioriamientos así, ¿no es un modo de petrificación, acaso inconsciente?.-
  • Vivir ARRASTRADOS: por todo lo que DEBE SER una “buena familia” sin preguntarnos nunca (v.gr. ¿Yo amo a Juan-María…? – ¿he preocupa, de verdad, Antonio-Julia…? – ¿Sentí verdadero dolor cuando se fue Carlos-Carmen – o cuando de murió Ramón-Petra…) Vivir sin preguntas así – sólo preocupados por lo que DEBE ser una “buena familia” ¿no es una TAPADERA de insatisfacciones muy severas – que no nos damos permiso ni para sentirlas siquiera?
  • SEGUIR ASI: tan solo porque esta es la más cómoda de las opciones de vida, para cada persona y para el grupo mismo… ¿No es ya todo un síntoma muy profundo de mediocridad momificada – de un autoapoyo exiguo – de un gran empobrecimiento espiritual en las personas y en el grupo – de un poderoso resentimiento inconsciente, por tener que vivir tan mediocremente, – con el peligro de una explosión si un día ese resentimiento alcanza su masa crítica?-
  • ¿Grupo sin “ENCUENTRO”?
  • No todos los gritos de felicidad familiar – que nos exhiben las páginas sociales de los periódicos, son verdad – Y, muchos de ellos, no pasan de gestos teatrales y tapadera de verdaderos vacíos – y hasta desgracias notorias.-
  • El “dime de que presumes y te diré de qué careces” (Adler): tiene aquí, también, una gran verdad. –
  • Si un grupo humano: (familia – pareja – grupo r..) NECESITA vivir para la galería de sus espectadores... es SOSPECHOSA la realidad de su ínter-acción grupal profunda – No puede ser tan genuino, lo que tanto necesita: ser exhibido, reconocido hacia afuera, aplaudido….. Lo cual no significa que no pueda ocurrir, también, un ENCUENTRO verdadero y genuino en este grupo que TAMBIÉN disfruta del eco exterior que tiene.-
  • Incluso en una “buena familia”: en la que solo existe una relación secundaria, o vinculación interesada, (v.gr. de fidelidad a un apellido – de cohesión con un clan – de protección de derechos de memoria de tradiciones – de fidelidad a unos principios – de observancia de normas religiosas…) puede ocurrir REALMENTE, una experiencia de inter-acción personal… Los ritos más tradicionales, no son necesariamente, mera, APARIENCIA.-
  • Lo único verdaderamente dañoso, es el auto-engaño – y más, si necesitamos hacer esfuerzos ingentes, por encubrirnos a nosotros mismos, nuestra propia mentira:
    • Lo sano sería: proclamar abiertamente (hacia adentro y hacia afuera) “Sólo somos una “buena familia” y, como tal, el amor entre nosotros, no es fácil que florezca – por más que nos mostremos como (pareja – familia – amigos – grupo religiosos…) PERFECTOS.-
    • Mientras ocurra esta honesta confesión – hacia afuera y hacia adentro – no habrá ruptura, ni falsa “actuación”, alienante, ni lucha por encubrir lo que no hay, ni culpa por no vivir lo que no tenemos.

4º ) SIEMPRE PODEMOS SER HONESTOS:

  • “Viven sin amarse, mueren sin llorarse”:
  • Cuando Voltaire etiquetó así a los Jesuítas, sus maestros:
    • ¿Cuánto de ésto VIO en ellos – y cuánto PROYECTO de su alma torturada por el desamor…? nunca lo podremos saber.-
    • En el fenómeno proyectivo, universal en toaos los humanos, la realidad subjetiva PROYECTADA – no excluye la realidad objetiva VISTA fuera del sujeto que proyecta.-
  • Lo importante es llegar a conocer, con toda HONESTIDAD, lo real que hay en mi grupo: (pareja – familia – amigos – grupo religioso…) – ya que en todos, estos cuatro grupos humanos… existe mucha gente que: “vive sin amarse y muere sin llorarse”.-
  • Para mucha de la gente que integra estos cuatro grupos humanos mencionados, el sentir que “viven sin amarse y mueren sin llorarse”
    • Puede ser algo obvio, que lo dan por supuesto.-
    • Y hasta sentirían preocupación de que un día el amor comenzara a hallarse presente en el grupo: lo verían como un intruso, no invitado y que trastorna todos los proyectos.-
    • El amor, v.gr. no entra como sigo necesario en un contrato matrimonial – ni el desamor es una causal de divorcio.-
  • Sea una opción BUSCADA – o un vacío SUFRIDO por esta persona concreta – que vive en uno de estos cuatro grupos: Conocer el desamor que hay en este grupo concreto, es una necesidad:
    • Para poder llegar al origen profundo (¿miedo?) que determina la carencia amorosa.-
    • Para conocer las circunstancias históricas que desencadenaron el vacío de amor.-
    • Para que siempre podamos plantearnos el interrogante de honestidad: v.gr/¿funcionamos suficientemente aunque vivamos sin amor? – ¿Funcionaban adecuadamente, como maestros, los que etiquetaron al etiquetador Voltaire como: “ingeniosus valde et insignis nebulo: Muy ingenioso e insigne bufón”?.-
  • Con la dificultad (prácticamente insalvable) de que el vacío amo roso: no es algo que pertenezca al grupo como tal… sino que pertenece a la realidad dé cada persona… influida, sin duda, por el ambiente grupal condicionante.-
  • ¿Y el EVANGELIO?
  • El instinto y la auto-regulación organísmica pueden funcionar de un modo automático – para optar por sobrevivirán amor en los grupos naturales (v.gr. pareja – familia…) cuando ésta sea la única opción aquí y ahora.-
  • Pero la cosa cambia CUALITATIVAMENTE en el grupo de AMIGOS y en un grupo religioso, v.gr. CRISTIANO: que proclama estar constituido por el amor: (“Nosotros sabemos que hemos pasado de la muerte a la vida, por que amamos a los hermanos: El que no ama, permanece en la muerte”: la. Juan, 3, 14).- Y en casos así…
  • Si necesitamos entrecomillar la palabra “AMIGOSn – porque ya no somos, sencillamente, amigos: o sea personas vinculadas por el amor
  • Si ya no es el amor lo que nos reúne – y mantiene en vida, dentro de nuestro grupo cristiano…
  • Si proclamamos que vivimos unidos por el interés de la misión: (EVANGELIZAR) – y nosotros mismos no somos fruto de esa evangelización – pues la FRATERNIDAD ha pasado a ser algo secundario…
  • Es claro: que nos hemos convertido en una contradicción viviente -en un círculo cuadrado – en un sí, pero no.-
    • Y la honestidad se nos impone, si no queremos morir asfixiados en nuestra propia incoherencia:
  • “No les he llamado siervos, sino amigos” (conf. Juan 15,15): es el mensaje clave en la última cena de Jesús, a los suyos.-
  • Si yo quiero decirle a alguien: “Ya no puedo llamarte AMIGO sino SOCIO o colega de una tarea – aunque a esta tarea la llamemos: “misión evangelizadora”… he de atenerme a cuanto implica este CAMBIO radical de perspectiva – incluso para la misma tarea -que entra ASI en un callejón sin salida: ¿Quién podrá creerme en el anuncio de “vivir amando” que yo le hago, si yo no vivo lo que estoy predicando,?
    • Y la honestidad llegará al culmen: si yo me atrevo a BUSCAR el origen del desamor que transformó mi grupo PRIMARIO en un “eficaz” grupo de trabajo (SECUNDARIO).-
    • Y el culmen de honestidad será total si logro sanear, incluso mediante una larga y penosa terapia, la carencia y el vacío amoroso que ha CONGELADO a mi grupo – al menos, en lo que a mí se refiere.-

FINAL: “… pero la bella durmiente no despertó...”

  • En el relato mítico y arquetípico del: “Príncipe y la bella durmiente”, ocurre un final feliz: “…Y el príncipe; la besó -Y la princesa despertó – Y salió para siempre de su hechizo Y vivieron felices…” etc.-
  • Y sólo a un aguafiestas profesional se le ocurriría pensar en un final diferente, v.gr. “… pero la princesa no despertó Y entonces el príncipe se preguntó: ¿y ahora que hago yo?…”
  • Pero el desamor es un hecho psicosocial tan común que ha pasado a ser el contenido sin fin de canciones – chistes – culebrones de todos los calibres…
    • Unas veces, porque el amor nunca existió – o porque se murió – o porque se contaminó de tal modo… que inficionó la vida entera ¿e los grupos más naturales y espontáneos: (pareja – familia – amigos – grupos religiosos vinculados por una experiencia espiritual profunda…)
    • El MIEDO AL AMOR ocurre todos los días – y la terapia nos revela, continuamente, esa infernal PARADOJA: “Amar es lo más vehementemente anhelado y necesitado por mi parte… y, al mismo tiempo, lo más escalofriantemente, temido”.-
    • Y los conflictos aquí son tan singularmente complejos, que no es posible hallar una fórmula capaz de ayudarnos a
    • Y, al final, nos quedamos con el hecho doloroso-chocante y misterioso:el amor no está – no apareció más – no ha despertado.-
  • Y ahora, ¿qué hago yo?
    • Es el planteamiento pragmático y trágico a la vez, que todos los días se hacen millones de personas en todos los lugares de nuestra tierra -y en todos los grupos más espontáneamente naturales entre los humanos (pareja – familia – amigos – grupo religioso…)
      • Y, cuando el gesto mágico no funciona – y el príncipe se hace consciente de su confusión y fracaso, para resucitar el amor en ese grupo concreto – y se atreve a plantearse la pregunta: ¿Y ahora, qué hago YO
        • Suelen aparecer una u otra de estas tres respuestas
        • He visto en la terapia estas tres respuestas a la pregunta:¿Que hago conmigo después que fracasé al querer despertar al amor?

1ª ) DEPRIMIRSE:

 

El principe se pone triste – se hunde en un llanto sordo del que no quiere salir – se niega a seguir viviendo – se deja morir junto a la princesa a la que no logró despertar su mágico beso de amor.-

Todos los días millares de humanos se dejan hundir en este gesto suicida desesperado… que incluye, algunas veces,el mismo suicidio material.

2ª ) DARSE CUENTA: (ajá – satori):

Que existen otras princesas – y que no están embrujadas – y que tal vez,junto a alguna de ellas, despierte el amor – y el mito podrá seguir en su final feliz.- Es la postura sabia de otros muchos humanos a los que un instinto vital los empuja a seguir viviendo y a mantenerse atentos para no aumente en la tierra la desgracia del desamor.- “para princesas dormidas y que se niega: a despertar, con una tenemos bastante en la tierra”, dicen.- Y muchas veces hallan el amor que necesitan.-

3a) SANEAR LA RAÍZ: de donde brota la negación (¿miedo?) al AMOR:

¿Qué le pasa a mi grupo? (Pareja – familia – amigos – grupo religioso…) – ¿Que lo ha vacunado contra el amor? – Se plantean una y otra vez – y suplican buscar entre todos la raíz del desamor

Y, algunas veces son oídos por su (pareja – familia – amigos – grupo religioso…) y la raíz enferma del desamor, se halla y se cura -y el amor vuelve a ser posible allí donde nunca existió.-

Es, obviamente, la solución óptima – más fácil en grupos peque­ños y muy circunscritos (pareja – algunos amigos y familiares…)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: