Venezuela: los obispos piden una salida pacífica y constitucional a la crisis del país

Venezuela: los obispos piden una salida pacífica y constitucional a la crisis del país

Cuando hay una situación de crisis como la actual, es necesario “recurrir al poder originario que está en el pueblo”.

Web de la Conferencia Episcopal de Venezuela

Web De La Conferencia Episcopal De Venezuela PD – Http://Www.Cev.Org.Ve

El presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, Mons. Diego Padrón, Arzobispo de Cumaná, en la Apertura de la Centésima Sexta Asamblea Ordinaria Plenaria en caracas, el día de ayer jueves, señaló el panorama eclesial, y señaló que la Iglesia como institución “goza de buena salud espiritual”.

El la parte final de sus palabras publicadas en la web de la Conferencia Episcopal, aborda la situación dramática que vive el país, y precisa que los obispos no son ni oficialistas ni opositores, sino que tienen que pastorear a todos. Y hacen un llamado para evitar “que se siga deteriorando la vida del venezolano y caigamos en una espiral de odio y muerte, cuando existen mecanismos pacíficos y constitucionales que ofrecen una salida legítima a la crisis”. Recuerdan también la disponibilidad de canales de diálogo y agradecen a los mediadores internacionales. Reiteran además el pedido de que se permita la entrada en el país de los medicamentos que Cáritas ha conseguido.

A continuación la parte final del mensaje.

Panorama nacional: 
“No me detendré a describir la situación del país, porque hoy constituyen una rara excepción los venezolanos que no sufren una dura realidad. A más de que el sistema que nos gobierna ya está agotado, los actuales gobernantes manifiestan incapacidad para solucionar los urgentes problemas del país.

Se observa claramente que los intereses del gobierno no son los intereses del país, de sus gentes y sus instituciones. La ingobernabilidad, aparte de la brutal represión, y la carencia de respuestas serias y estables, que superen la improvisación y la provisionalidad, provocan la percepción generalizada de que la crisis global se agudiza y se prolonga sin límites.

Percepción que genera al mismo tiempo incertidumbre, desesperanza, depresión rabia y violencia social. Las ciudades de Cumaná y Tucupita, entre otras, han experimentado los efectos de las políticas económicas y sociales equivocadas y la indolencia de las autoridades. Pareciera que una nueva edición del ‘caracazo’ se realiza por capítulos.

Un gobierno que no ha podido derrotar ‘la guerra económica’ y dar alimentos y medicinas al pueblo, aún más, negado a permitir que instituciones religiosas o sociales presten su concurso para aliviar las penurias y dolencias del pueblo, carece de autoridad moral para llamar al diálogo y a la paz.

Un gobierno que durante diecisiete años y no ha podido, a pesar de todos sus recursos, controlar y dominar la delincuencia no está en condiciones de asegurar tranquilidad y paz a los ciudadanos. La sola represión, como la Operación de Liberación del Pueblo (OLP) no es el camino que nos conducirá a la paz.

El diálogo, del cual habla el gobierno, comienza por el reconocimiento de la gravedad de la situación en todos los órdenes y la manifestación de la voluntad mediante signos visibles, de querer cambiar positivamente o transformar la situación. El incremento del poder militar no solucionará los problemas éticos y sociales. Un diálogo político sin metas precisas, sin fases definidas y sin resultados previstos es inútil.

La locura del poder y la permanencia en el poder no justifican cualquier acción ni cualquier política. Estamos los venezolanos ante una disyuntiva moral, pues no podemos admitir ni permitir que la vida humana ceda el puesto a la divinización de la ideología. Cuando se da una situación así, hay que recurrir al poder originario que está en el pueblo. Consultarlo y acatar su decisión es un imperativo moral que no puede ser soslayado por ninguna autoridad.

El Referéndum Revocatorio comenzó prácticamente el 6 de Diciembre.
Las inquietudes de la población venezolana son compartidas en estos momentos por muchas instancias nacionales e internacionales. En un mundo globalizado no podemos declararnos ajenos a ellas, aduciendo soberanía e independencia. Es una verdad ética que la democracia en Venezuela está resquebrajada, y quienes tienen la obligación de oír y concertar con todos los sectores no lo están haciendo. Tampoco se puede dialogar si no se reconoce en primer lugar la existencia y paridad del otro. Ignorarlo o eliminarlo agrava más la situación.

Los Obispos no somos ni oficialistas ni opositores per se. En nombre del mandato divino de pastorear a todos, a los unos ya los otros, hacemos un llamado para evitar que se siga deteriorando la vida del venezolano y caigamos en una espiral de odio y muerte, cuando existen mecanismos pacíficos y constitucionales que ofrecen una salida legítima a la crisis. Nosotros no somos profetas del desastre. Somos pastores y profetas de la esperanza.

Como miembros de la Iglesia hacemos un llamado en este año de la misericordia al encuentro, al perdón y a la reconciliación. Ofrecemos nuestros buenos oficios para facilitar canales de diálogo. Agradecemos a los mediadores internacionales de un dialogo entre el gobierno y la oposición para la paz. Es necesario reconocer los errores. Es necesario corregir las fallas. Es necesario abrirse a la creatividad en la que quepamos todos sin distingos de ninguna clase.

Como tarea urgente, ratificamos públicamente nuestra solicitud de que se permita la entrada de medicamentos que necesitan muchos venezolanos urgidos de una atención sanitaria de altura. La capilaridad de Cáritas de Venezuela y la cooperación de instituciones privadas, y no de entes gubernamentales, nos hace capaces de recibir y distribuir adecuadamente las muchas ofertas que recibimos a diario del exterior. No es la solución definitiva pero sí es un paliativo que no debería esperar más.

Ruego al Padre misericordioso e invoco la protección de María de Coromoto a fin de que estas reflexiones que expresan el sentir no solo de la Conferencia Episcopal sino del y el anhelo de la inmensa mayoría del pueblo venezolano, que espera una solución pronta y definitiva, a la crisis que vivimos, encuentren un camino pacífico y democrático”.

La carta está firmada por Mons. Diego Rafael Padrón Sánchez

Anuncios

Acerca de JESÚS ANTONIO

"Me afecta cualquier amenaza contra el hombre, contra la familia y la nación. Amenazas que tienen siempre su origen en nuestra debilidad humana, en la forma superficial de considerar la vida". SAN JUAN PABLO II

Publicado el 10 julio, 2016 en CEV - Conferencia Episcopal Venezolana, Crisis Económica de Venezuela, El Blog de Jesús Clara, Elecciones en Venezuela, Iglesia en Salida - Católicos En Acción, La Iglesia Católica en Hispanoamérica, La Violencia en Venezuela, Noticias de Venezuela, Parroquia La Milagrosa - Valencia - Venezuela, Parroquia San Juan Pablo II - San Joaquin - Carabobo - Venezuela, Política y Economía, Sociedad, Venezuela con Amor y en Positivo, Venezuela Suramérica, Virgen Maria del Rosario de Chiquinquira - Maracaibo - Venezuela y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Comentarios desactivados en Venezuela: los obispos piden una salida pacífica y constitucional a la crisis del país.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: