Francisco: no más muros de egoísmo, Europa necesita un cambio

Francisco: no más muros de egoísmo, Europa necesita un cambio

Video-mensaje al encuentro organizado en Mónaco de Baviera por la red ecuménica Juntos por Europa. La intervención de Bartolomeo. María Voce: la unidad es posible

Papa Francisco

02/07/2016
IACOPO SCARAMUZZI
CIUDAD DEL VATICANO

«Si toda Europa quiere ser una familia de pueblos: que vuelva a poner en el centro a la persona humana, que sea un continente abierto y acogedor, que siga realizando formas de cooperación no sólo económica sino también social y cultural». El Papa se dirige de esta manera al encuentro que organizó en Mónaco de Baviera (del 30 de junio a hoy) la red ecuménica Juntos por Europa, en el que se reúnieron en la ciudad alemana más de 300 movimientos y comunidades cristianas de diferentes confesiones. En su video-mensaje, Francisco critica los «muros» visibles e invisibles que recorren el viejo continente: «Muros hechos de miedo y de agresividad, de falta de comprensión hacia las personas de distintos orígenes o convicciones religiosas. Muros de egoísmo político y económico, sin respeto a la vida y a la dignidad de cada persona». También recuerda que Europa se encuentra en un mundo «complejo y fuertemente en movimiento, cada vez más globalizado y, por eso, cada vez menos euro céntrico. Si reconocemos estas problemáticas epocales, debemos tener el valor de decir: ¡necesitamos un cambio!».

«Tienen razón», dice Papa Francisco, «es hora de que nos pongamos juntos, para afrontar con verdadero espíritu europeo las problemáticas de nuestro tiempo. Además de algunos muros visibles, se refuerzan también los invisibles, que tienden a dividir este continente. Muros que se alzan en los corazones de las personas. Muros hechos de miedo y de agresividad, de falta de comprensión hacia las personas de distintos orígenes o convicciones religiosas. Muros de egoísmo político y económico, sin respeto a la vida y a la dignidad de cada persona. Europa se encuentra en un mundo complejo y fuertemente en movimiento, cada vez más globalizado y, por eso, cada vez menos euro céntrico. Si reconocemos estas problemáticas epocales, debemos tener el valor de decir: ¡necesitamos un cambio!».

«Europa está llamada a reflexionar y a preguntarse si su inmenso patrimonio, impregnado de cristianismo, pertenece a un museo, o por el contrario, es capaz todavía de inspirar la cultura y de donar sus tesoros a toda la humanidad», afirma Jorge Mario Bergoglio. «Están reunidos –continúa– para afrontar juntos estos desafíos abiertos en Europa, y para mostrar testimonios de una sociedad civil que trabaja en red para la acogida y la solidaridad hacia los más débiles y desafortunados, para construir puentes, para superar los conflictos declarados o latentes. La historia de Europa es la historia de un continuo encuentro entre el Cielo y la tierra: el Cielo indica la apertura a lo Trascendente, a Dios, que desde siempre ha caracterizado al hombre europeo; y la tierra representa su capacidad práctica y concreta de afrontar situaciones y problemas. También ustedes, Comunidades y Movimientos cristianos nacidos en Europa, son portadores de múltiples carismas, dones de Dios para ponerlos a disposición. “Juntos por Europa” es una fuerza de cohesión, con el claro objetivo de traducir los valores, que son la base del cristianismo, en una respuesta concreta a los desafíos de un continente en crisis. Su estilo de vida se basa en el amor recíproco, vivido con radicalidad evangélica. Una cultura de la reciprocidad significa: confrontarse, estimarse, acogerse, sostenerse mutuamente. Significa valorar la variedad de los carismas, para converger hacia la unidad y enriquecerla. La presencia de Cristo entre vosotros, transparente y tangible, es el testimonio que induce a creer».

«Toda unidad auténtica –afirma– vive de la riqueza de las diversidades que la componen (como una familia, que está tanto más unida cuanto más cada uno de sus componentes puede ser profundamente sí mismo sin temor)»; por ello, «si toda Europa quiere ser una familia de pueblos: que vuelva a poner en el centro a la persona humana, que sea un continente abierto y acogedor, que siga realizando formas de cooperación no sólo económica sino también social y cultural».

«Dios siempre trae novedad. ¡Cuántas veces lo han experimentado ya en su vida! ¿Estamos también hoy abiertos –se preguntó Francisco– a sus sorpresas? Ustedes, que han respondido con valentía a la llamada del Señor, están llamados a mostrar su novedad en la vida y así, hacer florecer los frutos del Evangelio, frutos germinados de las raíces cristianas, que desde hace 2000 años nutren a Europa. ¡Y producirán frutos aún más grandes! Mantengan la frescura de sus carismas; tengan vivo sus “Juntos”, y ¡amplíenlo! Hagan que sus casas, comunidades y ciudades sean laboratorios de comunión, de amistad y de fraternidad, capaces de integrar, abiertos al mundo entero. ¿Juntos por Europa? Hoy es más necesario que nunca. En una Europa de muchas naciones, ustedes testimonian que somos hijos del único Padre y hermanos y hermanas entre nosotros. Son una semilla de esperanza preciosa, para que Europa redescubra su vocación de contribuir a la unidad de todos».

El encuentro en Mónaco de Baviera, titulado “Encuentro – Reconciliación – Futuro”, concluye hoy, en la central Karlsplatz, con las intervenciones del Secertario General del Consejo Ecuménico de las Iglesias Olav Fykse Tveit, de los cardenales católicos Kurt Koch y Reinhard Marx, de los obispos evangélicos Frank Otfried July y Heinrich Bedford-Strohm, del metropolita ortodoxo Serafim Joanta, en representación de las diferentes Iglesias. Por parte de los movimientos y comunidades intervienen Maria Voce (Movimiento de los Focolari), Gerhard Pross (Ymca Esslingen), Andrea Riccardi (Sant’Egidio), Michelle Moran (Iccrs), Walter Heidenreich (Fcjg Luedenscheid) y el padre Heinrich Walter (Movimiento Schoenstatt).

La red ecuménica Juntos por Europa comenzó su recorrido en 1999. El evento de este año es transmitido en vivo en siete lenguas, mediante el sitio sito http://www.togheter4europe.org. Cuenta con el patrocinio de la Unesco, del Consejo de Europa, del Parlamento Europeo y de la Comisión Europea. «“La unidad es posible”. ¿Es esta una afirmación absurda hoy, en una Europa marcada por el terrorismo global, por la multiplicación de las guerras, de migraciones de dimensiones bíblicas, por el aumento de la intolerancia?», se preguntó en su intervención Maria Voce, representante de los Focolari. «¿Hablamos de un sueño, de una utopía? No. Hablamos de una experiencia que los diferentes movimientos y comunidades cristianas de Europa viven ya desde hace más de 15 años, ofreciendo el testimonio de que la unidad es posible».

Además del Papa, también fue transmitido un video-mensaje del Patriarca Ecuménico de Constantinopla, Bartolomeo: «Acaso nunca como ahora ha existido tanta urgencia de que nos reunamos, de estar juntos y de actuar en solidaridad (tanto en Europa, más en general en las regiones circunstantes, como a nivel global)», dijo, recordando que «cada vez que se encontró frente a dificultades y problemas, el anterior Patiriarca Ecuménico, Athenágoras, nuestro venerado predecesor, solía decir: “Ven, veámonos a los ojos”. Y así recemos, y esperemos que se acuerden de estas dos sabias palabras cada vez que el mundo nos presente desafíos que podrían dividirnos o alejarnos de la comunión, del estar juntos».

Anuncios

Acerca de JESÚS ANTONIO

"Me afecta cualquier amenaza contra el hombre, contra la familia y la nación. Amenazas que tienen siempre su origen en nuestra debilidad humana, en la forma superficial de considerar la vida". SAN JUAN PABLO II

Publicado el 4 julio, 2016 en El Blog de Jesús Clara, Francisco - Mensajes, Iglesia en Salida - Católicos En Acción, La Iglesia Católica en Europa y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Comentarios desactivados en Francisco: no más muros de egoísmo, Europa necesita un cambio.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: